Caracas, Venezuela 06/12/2021
 
 
FacebookTwitterBlog Tu Web Venezuela
Community Manager
  Siempre Util
  Pasatiempos
Horóscopo
  Aliados
Informaciones
.
Genere su Código QR en línea totalmente GRATIS

Las ventajas de las aplicaciones En la Nube.

 

El concepto de aplicaciones en la nube es relativamente nuevo y desconocido para muchas personas, básicamente se trata de aplicaciones que en lugar de funcionar en la computadora o laptop del usuario final lo hacen en un servidor web al cual el usuario tiene acceso a través de internet.

Las ventajas de las aplicaciones en la nube son múltiples tanto para los desarrolladores como para los usuarios dado que su forma de funcionamiento simplifica muchos procesos a la vez que disminuye los costos operativos lo cual redunda en disminución de los costos de las licencias para los usuarios finales.

Al trabajar en un entorno único (servidor web) no es necesario desarrollar aplicaciones que sean compatibles con múltiples plataformas (distintos hardware y sistemas operativos), esto reduce la cantidad de horas de programación para lograr sistemas estables reduciendo por tanto los costos de desarrollo y junto a ellos los costos de licencia para el usuario final, además al operar en la nube ya no es necesaria la distribución física del software en formatos como cd o pendrive eliminándose por tanto todos los costos asociados a la distribución y comercialización de las aplicaciones, en esta ocasión nos encontramos no sólo con una ventaja económica sino también frente a una ecológica dado que al no ser necesarios soportes físicos, embalajes y folletos las aplicaciones en la nube reducen una cantidad considerable de residuos en comparación con las aplicaciones residentes para usuario final que necesitan del soporte físico, el embalaje, la protección, los folletos y el transporte para poder ser finalmente utilizados dejando tras de sí una huella de carbono bastante más grande.

Pero las ventajas no terminan aquí, para el usuario final el uso de aplicaciones basadas en internet redunda en una reducción significativa de los requerimientos de sus equipos ya que al operar desde un servidor las aplicaciones basadas en la nube no consumen los recursos de la computadora del usuario, por lo tanto no son necesarios requerimientos mínimos de memoria, espacio en disco, velocidad del procesador o sistema operativo para poder trabajar con una aplicación basada en la nube la cual sólo requiere de una conexión a internet y un navegador web común.

Se llega así a una ventaja más de los sistemas en la nube: el acceso universal; cuando se trabaja con aplicaciones residentes (instaladas en una computadora) y no se tiene acceso al equipo donde las mismas operan bien sea porque está ocupado, dañado o fuera de alcance, el usuario se ve limitado en el acceso a la aplicación o está obligado a tener múltiples copias instaladas en diversos entornos para poder continuar operando la aplicación mientras que, con los sistemas en la nube, lo único que necesita es una conexión a internet, abriéndole la posibilidad de acceder al sistema desde cualquier lugar y con cualquier equipo conectado a internet (computadora, laptop, teléfono inteligente, tablet o cualquier otro dispositivo); esta ventaja es fundamental en entornos corporativos donde la falla en el acceso a un sistema crítico (contabilidad, inventarios) puede generar serias consecuencias para el desarrollo de la actividad económica de una empresa.

Por otra parte, al funcionar en servidores web, las aplicaciones en la nube disminuyen sustancialmente las posibilidades de "software pirata" ya que el código fuente y la compilación están en manos de pocas personas; esto no quiere decir que los sistemas sean invulnerables pero ciertamente se reducen considerablemente las posibilidades de modificar, adulterar o en forma alguna distribuir "software no original" lo cual aumenta la estabilidad del servicio y protege al usuario de eventuales virus y amenazas derivadas del software pirata.

Es evidente que las aplicaciones en la nube abren un nuevo horizonte lleno de ventajas sin embargo también implican retos tecnológicos importantes; conforme crezca el número de aplicaciones basadas en internet y junto a ellas el número de usuarios, los servidores se verán cada vez más exigidos lo cual sin duda alguna llevará a un desarrollo significativo de los mismos para poder hacer frente a las nuevas demandas que irán mucho más allá de las actuales.

Definitivamente el potencial de las aplicaciones en la nube es enorme y aún está por explorarse.

Fuente: Artículo Original